jueves, 1 de septiembre de 2016

Aprender




Podrás hacerte viejo y tembloroso, podrás permanecer despierto de noche escuchando el desorden en tus venas, podrás añorar tu único amor, podrás ver el mundo alrededor devastado por maníacos malvados, o tu honor pisoteado en las cloacas de las mentes simples. Sólo queda una cosa entonces: aprender. Aprender por qué el mundo se mueve y qué lo mueve. Es la única cosa que la mente nunca puede agotar, alienar, ni ser torturada por ello, ni temer ni desconfiar, y ni soñar con lamentarlo.

T. H. White, El único y futuro rey

Leído en Ikigai, los secretos de Japón para una vida larga y feliz, Ed. Urano


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y necesito...

"...Y necesito verte, pero no te veo, y necesito escucharte,  pero no te escucho, y necesito tocarte, pero no te toc...